Nivel

Lee el resumen
en nivel básico
Escucha y lee
Download


Un grupo de presidiarios recluidos en un centro penal de Costa Rica decidió conformar la primera cooperativa de privados de libertad del país y de toda Centroamérica. Los reclusos se dedican a la fabricación y venta de artesanías hechas con elementos reciclables como materia prima. Su meta es muy clara y ambiciosa: exportar productos de calidad y con finas terminaciones hacia Europa. Incluso, la idea fue aprobada por el propio Presidente de la República.

Texto y fotos: Irving Vega
País: Costa Rica

reclusos del Centro Penal La Marina, ubicado en San Carlos de Alajuela, pretenden dar un giro radical a sus vidas. Su objetivo es convertirse en empresarios exportadores mediante una iniciativa laboral que es la primera en su tipo en toda América Central. El grupo de reclusos creó una cooperativa de confección y venta de artesanías, idea que nació en la mente de Eladio Tacsan, médico forense (63 años), quien está hace 18 meses en el recinto carcelario.

Eladio cuenta que el tiempo que lleva en este sitio, le permitió darse cuenta de que en el lugar hay mucha gente con gran carencia de ingresos económicos que les permitan ayudar a sus familias o solventar sus necesidades personales. Además, señala, la mayoría de los reclusos pasa todo el día sin hacer nada.

Al observar dichas situaciones, Tacsan, quien tiene una maestría en Administración de Empresas Cooperativas y acumula mucha experiencia laboral en este campo, tuvo una brillante iniciativa: agremiar a los privados de libertad. “Acá hay un taller de artesanías que son elaboradas por la población carcelaria y qué mejor opción que hacer una cooperativa de artesanías penitenciarias”, dice emocionado.

Además, agrega el médico, quienes la integren sufrirán un cambio radical como personas al empaparse de lleno con la filosofía cooperativista, pues aprenderán valores como la solidaridad, responsabilidad, desarrollo humano y protección del medio ambiente. “Estas cualidades los harán ser mejores personas, con nuevos ideales; así podrán ver el mundo muy diferente a como acostumbraban a verlo, dándole un valor agregado a sus vidas”, aclara Eladio.

El sueño de estos emprendedores tiene altas aspiraciones, pues una vez obtenida la personería jurídica, la intención es no solo vender sus productos a nivel nacional, sino que también comercializarlos en Europa.

“La idea es coordinar con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) talleres que permitan dar finos acabados a los trabajos, esto para que tengan una excelente calidad y presentación. Luego, mediante la PROCOMER (Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica) generar alianzas con los contactos que esta institución tiene para poder colocar nuestra mercadería en Europa. Es un sueño que queremos convertir en una meta, en una realidad”, explica ilusionado Eladio.

Material reciclable

Rafael Zumbado González (64 años) es otro privado de libertad que decidió formar parte de la cooperativa. “Ser parte de esta idea es muy importante para mí, sobre todo por el tema de responsabilidad. Tengo una familia muy grande, 10 hijos en total, y aunque ya hay algunos casados, esta es una oportunidad de oro para ayudar en mi hogar. Si no es por esto, tendría que dedicarme a mendigar”.

Rafael agrega “Dios me dio el talento de trabajar la madera, siempre me gustó. Cuando estoy en el taller me siento muy tranquilo, siento mucha paz. Mientras más trabajo la madera, más sale a relucir la capacidad que tengo; el estar acá me ayudó a perfeccionar diferentes técnicas”.

Andrea Zumbado, (24), es hija de Rafael. Señala que el hecho de que su papá forme parte de la cooperativa tiene a toda la familia muy contenta, porque es una forma en la que él aprovecha el tiempo y se distrae. “Cada vez que lo visitamos lo encontramos muy contento: él es un artista, es muy cumplido con lo que se propone y hacer artesanías lo hace sentirse muy bien. Nosotros al verlo feliz también nos sentimos muy bien, sin olvidar que papá podrá captar más ingresos económicos para ayudar en el hogar”.

Cabe destacar que todas las artesanías se hacen con material reciclable como madera, metal, cartón, papel y plástico, entre otros insumos que empresas cercanas desechan, por lo que también están ayudando a la conservación del medio ambiente.

Con esos materiales crean esculturas, pinturas, bordados, bisutería, muebles, máscaras, portarretratos, cerámicas, decorativos, espejos, canastos y souvenirs, entre una infinidad de productos. Sus precios van desde los 500 colones (US$ 0,90) hasta los 500 mil colones (US$ 900).

Por si fuera poco, el uso de materiales reciclables ayuda a minimizar costos por compra de materia prima para elaborar los trabajos. Estos se obtienen de manera gratuita al ser eliminados por las empresas, las cuales se benefician al no tener que buscar una forma adecuada de desecharlas o bien pagar por ese proceso.

Apoyo institucional

Una vez que el proyecto de la cooperativa estuvo bien claro, Tacsan presentó su propuesta a las autoridades carcelarias, quienes la remitieron al despacho de la Ministra de Justicia y Paz, Cecilia Sánchez. La ministra, a su vez, comunicó la idea al Presidente de La República, Luis Guillermo Solís Rivera, dándole el visto bueno.

A partir de esta iniciativa, el gobierno señala que “mediante la firma de un decreto presidencial se declara de interés público la conformación de cooperativas y la constitución, fomento, desarrollo, difusión, financiamiento, educación e investigación de cooperativas dentro del sistema penitenciario costarricense, para potenciar la comercialización de productos elaborados por la población privada de libertad”.

El jefe del despacho de la Ministra de Justicia y Paz, Roberto Morales, dice que esta es una experiencia muy positiva en términos de la política de inserción social que impulsa la institución. A su vez, es una estrategia que llama la atención por ser creada por un privado de libertad.

“Esta cooperativa se convierte en la primera de su tipo a nivel centroamericano y la tercera en Latinoamérica. Como parte del proceso de apoyo, y al ser una experiencia nueva para nosotros, se buscó información y capacitación en el tema, ubicando dos únicas iniciativas similares: Argentina y Uruguay. La diferencia es que estas no recibieron ningún tipo de apoyo institucional”, comenta Morales.

Henar Palma es la coordinadora institucional de la cooperativa dentro del Centro de Atención Institucional La Marina. Ella explica que como centro penal se abocan al proceso de facilitación, brindando la oportunidad de organizarse, reunirse, recibir las capacitaciones y darles un acompañamiento.

“Por el momento de las 789 personas aquí recluidas, hay 70 aptas para ser parte de la cooperativa . Hay que destacar que esto le permitirá a dicho grupo mantenerse ocupados en una forma terapéutica, expresando sus emociones o sentimientos mediante la confección de artesanías, permitiéndoles mantenerse estables emocionalmente”, señala.

La idea de esta agrupación ha tenido tanto éxito que ya está siendo emulada en otros centros penitenciarios del país, como la cárcel de mujeres Vilma Curling Rivera, ubicada en San José, donde se pretende crear una cooperativa de textiles; y otra de artesanías en el centro de reclusión La Reforma en San Rafael de Alajuela.

Nuevo modelo carcelario

• A nivel nacional, Costa Rica posee 12 centros penitenciarios, en los cuales hay 13 964 personas privadas de libertad. A esto se suman 5566 personas bajo régimen semi institucional, o sea, que no están del todo en la cárcel: deben cumplir ciertas medidas cautelares y pasar la noche en centros de atención mientras en el día trabajan o estudian.

• Para poder dar reinserción social de calidad, el gobierno y el Ministerio de Justicia y Paz dan mano a un nuevo modelo carcelario con el cual se quiere dejar atrás los precintos en los que los reclusos están hacinados, sin espacios para recreación, deporte y educación, e incluso, donde se violentan sus derechos fundamentales.

• Por tal razón, recientemente se inauguró la primera unidad productiva de tres que se pretenden crear, y que responden a un espacio carcelario para 704 personas con perfil de no peligrosidad, amoldada a un nuevo modelo de altos estándares de calidad internacional. El lugar es como una pequeña ciudad con lugares para la formación laboral y educacional, talleres productivos y cancha multiusos, entre otros beneficios.







feedback
name@beispiel.com

Versión Principiantes – A2


Costa Rica: artesanía tras las rejas


En el Centro Penal "La Marina", ubicado en San Carlos de Alajuela, Costa Rica, los privados de libertad han iniciado un proyecto que les ayudará a mantenerse ocupados y ganar dinero para ayudar a sus familias: una cooperativa de artesanías hechas con material reciclado.

La idea nació con Eladio Tacsan, un médico forense de 63 años, quien está hace 18 meses en el recinto carcelario. Él se dio cuenta que se podía usar el taller de artesanía para el beneficio de los reos. Así, Eladio creó un gremio y una cooperativa que ya tienen el reconocimiento del gobierno.

Los reos reciben talleres de capacitación y, además, PROCOMER (Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica) ayuda con la colocación de productos en el extranjero. Algunos privados de libertad como Rafael Zumbado se sienten muy felices, ya que con el proyecto se mantienen ocupados y generan ingresos. La familia de Rafael cuenta que él está mucho más feliz, animado y se siente productivo.

Esta cooperativa es la primera en Centroamérica. El gobierno firmó un decreto para que esto se replique en otras penitenciarías del país, pues comprobaron que estos programas ayudan a la inserción social. Hay modelos similares en Argentina y Uruguay, pero estos no recibieron apoyo del gobierno, como en el caso de este país centroamericano.

La manera de ver a los presos está cambiando en Costa Rica. Ya se inauguró un recinto carcelario para reos de baja peligrosidad que busca la formación laboral y educacional de las personas para lograr que no vuelvan a delinquir.

Comprensión

A continuación verás las preguntas de comprensión del texto. Lee y escucha el texto para responder a las preguntas. (Te recomendamos leer primero y escuchar después)

Costa Rica: artesanía tras las rejas

Quiz

 

Gramática y Usos

A continuación encontrarás dos documentos PDF con la explicación del Uso y Gramática.

A2 ‘Adverbios de lugar compuestos .

B2 ‘Dichos con partes del cuerpo. .

Vocabulario

Costa Rica, artesanía detrás de las rejas

Vocabulario Resumen .

¿Quieres conocer más sobre Costa Rica?

Descubre sus imágenes, sonidos y sabores:

¡Viaja y aprende!