Nivel

Lee el resumen
en nivel básico
Escucha y lee
Download


Sin duda, el mate es una de las costumbres uruguayas más arraigadas en la sociedad, sin distinción de clase social. Los “charrúas” son uno de los mayores consumidores de yerba mate per cápita del mundo. Se bebe bien amargo y caliente, a toda hora del día y en cualquier lugar. El carácter colectivo, el compartir la bombilla, el tomarlo en rueda, caracterizan al mate uruguayo. Cuando se está en grupo, se comparte un rito. Cuando se está solo, es una compañía.

Texto: Cecilia Mota
País: Uruguay

avier Ricca, autor de “El mate, historias y secretos”, señala el carácter colectivo de la bebida y es este uno de los aspectos que enorgullece al uruguayo: compartir la bombilla, tomarlo en rueda, pero no menos importante, el mate como una compañía. Esta bebida marca, sin lugar a dudas, uno de los aspectos de la identidad uruguaya.

Encontrarse a tomar unos mates es la excusa perfecta para juntarse a compartir la vida. Porque mientras que el mate viene y va, se conversa. Uno le cuenta al otro cómo anda, cómo le está yendo en el trabajo nuevo que empezó. Se ponen al día en sus novedades, sus experiencias con los hijos. Se rememoran otras épocas. En fin, el encuentro a tomar mate, da para confraternizar.

Manuel es un trabajador que toma el ómnibus todos los días a las 7.30 AM. Tiene un viaje de cuarenta minutos hasta su trabajo. Cuando sale de su casa, va con el termo bajo el brazo y su mate. Mientras espera el transporte, toma su infusión. Ceba uno tras otro. Él sabe que en el transporte público de Montevideo hay cartelitos que indican que por disposición municipal está prohibido tomar mate. “Pero no tomo en el ómnibus. Sé que no se puede. Tomo ahora, antes de subir, y cuando bajo”, cuenta.

En la sociedad está impuesta la costumbre de llevar el mate a todos lados. El transporte público es uno de los pocos lugares en que se prohíbe tomar. La disposición existe y muchos la respetan, pero otros no. La infusión se toma naturalmente, ya sea dentro del hogar o fuera de él; en los espacios públicos y en algunos trabajos, sin reprobación social (salvo excepciones).

Cuando se implantó el hábito de usar el termo fue cambiando el comportamiento cultural de los materos y de su entorno, al ser consumido tanto en los espacios públicos como en lugares hasta entonces impensados, como las sesiones parlamentarias.

En 1990, el comunicador y periodista Omar Gutiérrez fue el primero en salir al aire desde un estudio de televisión, tomando mate. “Al principio algunas personas no lo entendieron, porque lo veían mal. Después, como el mate es un símbolo uruguayo, lo empezaron a aceptar”, señala.

Ricca agrega que fue con el advenimiento de la democracia en el año 1985, “cuando el mate empezó a verse en las asambleas estudiantiles y en los gremios”.

El mate a dos orillas

La palabra mate se refiere tanto a la infusión como al recipiente en el que se bebe. Su origen proviene de la voz guaraní “caiguá” (yerba), y de este pueblo aborigen también se adoptaron otros de los componentes que rodean la infusión: la bombilla y el hábito de beberlo en ronda. La yerba mate (ilex paraguariensis) es una planta nativa de América del Sur.

En cada país de la región que se toma (Argentina, Paraguay, Brasil, Chile y Bolivia), hay particularidades propias de cada pueblo al momento de su consumo.

María Laura, psicóloga argentina de Buenos Aires, que viaja asiduamente a Uruguay, dice que nota varias diferencias entre las dos orillas del Río de la Plata. En Argentina se ceba de golpe, más bien “se riega”, afirma. “No se ceba despacito ni se suele poner la yerba a la usanza uruguaya, con el hueco. Se esparce el agua en toda la superficie y se lava más rápido”, señala (una aclaración: el mate está lavado cuando el agua que se bebe ya no tiene sabor a yerba mate).

La psicóloga cuenta que el termo se usa, pero no está tan arraigado como en Uruguay. “Cuando ves a alguien con el termo en la calle, el subte o el cine, no nos cabe duda de que se trata de un uruguayo; al argentino no se le ocurriría”, afirma. El mate suele tomarse en la casa o en el parque, no tanto en el trabajo, porque “suele identificarse con la vagancia. No está bien visto”, señala María Laura.

Por otro lado, el antropólogo Daniel Vidart agrega que la diferencia entre argentinos y uruguayos “es que los argentinos van al mate, que los aguarda en la casa, mientras que los uruguayos lo ‘llevan puesto’, vayan donde vayan”.

Una costumbre, un ritual

La infusión se toma caliente. No importa la estación del año. Porque el placer mayor para los uruguayos no es que la bebida saque la sed sino que es una necesidad de interrelación con quien se está compartiendo el mate. Se da una común unión entre tomadores de mate, aunque también se bebe en soledad.

Para capturar el sabor de la yerba, el agua no debe hervir. Desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) señalan que si bien no hay ninguna recomendación específica, es de orden establecer que cuanto más fría, mejor; 85ºC sería la temperatura máxima recomendada. De todos modos es difícil encontrar a alguien que tome a una temperatura mayor.

Para Ángel Juárez, un artista plástico que vive en Fray Bentos, el mate “es una costumbre, que suele ser más fuerte que el mismo rito”. Aprontar el mate es lo primero que hace cuando llega al taller. “Suelo ponerle alguna hierba, que no siempre es la misma: boldo, marcela, arrayán, y a veces alguna rodaja de jengibre, que le da un toque cítrico”, dice.

El recipiente que más usan los materos es el llamado “mate camionero o porongo”: un elemento esférico, cuyo objetivo es mantener sin humedad el mayor número posible de partículas de yerba. Tiene un volado con el que se logra el efecto embudo, es decir, que embocarle con el agua resulte más fácil. Y no permite que se derrame.

Preparación “charrúa”

La yerba se coloca en no más de 2/3 de la capacidad del recipiente. Se tapa con la mano la boca del mate, se inclina y se deja reposar la yerba sobre un sector de la boca del mate. Del lado opuesto a esa montañita de yerba, se deja un hueco para colocar un poco de agua fría o tibia, para que se hinche y no se queme. Luego se introduce la bombilla.

Dar vuelta la cebadura”, “dar vuelta la yerba”, “dar vuelta la bombilla” o “dar vuelta el mate” son expresiones que se usan para referirse a un mismo procedimiento, el cual se ejecuta luego de tomar los primeros mates, y estos van perdiendo su sabor. Todos estos movimientos, casi inconscientes para un matero experimentado, pueden resultar complejos para un novato. Lo que hace que dure más el sabor en el mate, es el movimiento lento de la bombilla.

Y entre vuelta y vuelta del mate también se renuevan las amistades y esperanzas tejidas en los encuentros. Quizá sea esa la esencia más natural de la infusión, la de unir, la de acercar y mantener viva la amistad.

Más allá de aprender o no a preparar de forma correcta el mate, esta costumbre tan popular en la cultura uruguaya fomenta la compañía, las reuniones, la charla con los amigos, los gratos momentos. Y como dijo una vez Vidart: “Tras el ademán litúrgico de preparar, cebar y tomar mate hay una concepción del mundo y de la vida…”

Algunos datos

• Los incas llamaban “poro” al fruto de la yerba mate.

• También se llama mate al recipiente en el que típicamente se prepara una “calabaza”. La calabaza es el fruto seco de la planta (lagenaria siceraria), que también recibe el nombre de porongo.

• “Cebar el mate”: añadir agua caliente a la yerba (expresión de Argentina y Uruguay).

• Se ha popularizado el uso de mates de otros materiales como cerámica o silicona.

• En Uruguay la planta crece, pero no existe un cultivo industrial porque no alcanza para un nivel productivo.

• El mate se cosecha en Argentina, Paraguay y Brasil. Uruguay importa yerba mate desde Brasil y en menor cantidad desde Paraguay y Argentina.

• Según datos de la Dirección Nacional de Aduanas, Uruguay compró en el año 2016 casi 32 400 toneladas de yerba.

• La costumbre del mate se extendió a otros sitios de América Latina. Los inmigrantes sirios que residieron en Argentina, Paraguay y Uruguay a finales del siglo XIX llevaron este hábito cuando regresaron a su país. Desde allí, la costumbre pasó al Líbano.







feedback
name@beispiel.com

Versión Principiantes – A2


Mate a la uruguaya


El mate es una bebida icónica en varios países de Sudamérica como Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay. Cada uno de ellos tiene una forma diferente de prepararlo y tomarlo, pero en todos lo importante es la interacción social que viene con él.

Para los uruguayos el mate es parte de su día; lo toman a todas horas y en todas partes. Los “charrúas” siempre caminan con el termo bajo el brazo y ceban la yerba en el cine, en las sesiones parlamentarias, en el trabajo y en la TV; sin embargo, está prohibido consumirla en el transporte público.

Los argentinos, por ejemplo, no llevan el mate a todas partes. Ellos lo ceban en casa, con la familia y los amigos; no está bien visto beberlo en el trabajo porque se asocia con la vagancia. Así, los argentinos reconocen rápidamente a los uruguayos: ellos caminan con un mate en la mano.

La forma de preparar el mate es diferente en cada país, pero lo que sí es igual es la temperatura del agua: esta no debe superar los 85 grados centígrados, si no quema la yerba.

El mate es la infusión y también es el nombre del recipiente, que en Paraguay se llama porongo. La yerba mate es nativa de Sudamérica y se produce en Brasil, Paraguay y Argentina. Uruguay no produce su yerba y en 2016 importó casi 32 400 toneladas del producto, un aproximado de 11 kilos por habitante.

Comprensión

A continuación verás las preguntas de comprensión del texto. Lee y escucha el texto para responder a las preguntas. (Te recomendamos leer primero y escuchar después)

Mate a la uruguaya

Quiz

 

Gramática y Usos

A continuación encontrarás dos documentos PDF con la explicación del Uso y Gramática.

A2 ‘Los números del 100 al 1000 .

B2 ‘Ortografía de las divisas .

Vocabulario

Mate a la uruguaya

Vocabulario Resumen .

¿Quieres conocer más sobre Uruguay?

Descubre sus imágenes, sonidos y sabores:

¡Viaja y aprende!