Nivel

Lee el resumen
en nivel básico
Escucha y lee
Download


Al hablar español como segunda lengua es esencial saber que existen miles de modismos que varían según el entorno diario y cultural de un país. A pesar de que hayas alcanzado un buen nivel en el idioma, el integrarte a una cultura te hará dudar de tus habilidades. Sin embargo, no debes preocuparte pues todo es parte de un aprendizaje que puede ser muy enriquecedor y divertido.

Texto: Raquel Parra Ortega

l español es un idioma hablado en más de 20 países, aproximadamente por 400 millones de personas. Luego de la Conquista de América por parte de los españoles en diferentes lugares, este idioma se ha expandido y adaptado al uso de cada país donde se habla. El castellano se habla tanto en España como en gran parte de América (no olvidemos a Guinea Ecuatorial en África) y las particularidades de cada región tienen su propio encanto.

De esta manera, estudiar español se convierte en una experiencia única, pues es infinita la cantidad de descubrimientos diarios que una persona puede hacer aprendiendo y practicando la lengua de Cervantes ya que presenta variaciones en formas gramaticales y sobre todo en modismos.

Aprendiendo los conceptos básicos podrás comunicarte con personas hispanohablantes; sin embargo, cuando empieces a visitar países latinos comenzarás a identificar las formas particulares de su habla cotidiana, incluso palabras que no se escuchan en otros lugares donde se habla el español.

¿Cómo empezar?

Para comenzar, la mejor manera de aprender y practicar el español rápido y fácil en cualquier país es fundamental manejar palabras de cortesía (“hola”, “gracias”, “por favor”), los números (por lo menos del 1 al 100) y lenguaje referido a alojamiento y hospedaje (“¿Tiene una habitación para dos personas?”).

Sería una buena idea que tengas un profesor o tutor propio del país que visitas, de manera que este pueda darte datos o consejos acerca de la cultura de la zona y modismos propios de los lugareños. Mientras más escuches a los nativos hablando, tu oído se adaptará más y tendrás mejor entendimiento.

Haz amigos

Semanas antes de viajar es ideal crear un grupo de contactos por redes sociales de personas que vivan en el país que vas a visitar. Teniendo estos contactos podrás tener datos sobre la cultura, tipos de comida y jergas utilizadas en el lugar. Esto te dará herramientas que harán tu adaptación más exitosa.

Esta primera comunicación puedes hacerla por mail, Facebook, MeetUp y otros canales. En YouTube puedes conseguir videos testimoniales de personas que han aprendido español en un país en particular que resultan muy didácticos y divertidos.

Adapta tu oído

En algunos países puedes percibir que la velocidad al hablar de las personas es bastante acelerada; esto puede ser para ti un problema. Inclusive puedes leer una frase fácilmente y al escucharla puede sonar como un ruido o un confuso trabalenguas. Una excelente estrategia es asociar lo que escuchas con la forma escrita; tal vez te tome tiempo pero en un par de semanas tu oído se irá adaptando.

Para algunas personas el español hablado en España, Cuba y Chile es muy rápido para entender; sin embargo el castellano de México, Colombia o Ecuador puede resultar más comprensible ya que su velocidad es menor y la pronunciación es más clara.

Resulta de mucha ayuda el ver alguna telenovela mexicana o colombiana ya que las temáticas son bastantes simples y al mismo tiempo estarás escuchando un genuino español nativo. Esto beneficiará tu comprensión respecto a la velocidad del habla al escuchar.

También puedes escoger una serie que hayas visto, pero traducida al español, incluyendo los subtítulos en esta lengua, esto te ayudará a la asociación. Si alguna persona nativa del país que visitarás te puede sugerir un programa en su idioma original sería excelente para vincularte con la cultura.

Abriendo puertas

La mayoría de las personas hispanas son sociables, por lo tanto, mientras mantengas una actitud amigable y cortés, lo más seguro es que las personas responderán bien; y si no lo hacen es su problema, no lo tomes como algo personal. Todos podemos pasar por un mal día, de seguro encontrarás a alguien más abierto a sostener una conversación.

Otras opciones para “romper el hielo” son: “¿Está ocupada la silla?”; “¿me puede decir la hora?”, ¿“dónde queda (un lugar)?”, “¿tienes novio/a?” ¡Nooooo!, esta última frase es solo una broma, no vayas a preguntar eso…

Si la conversación está monótona cambia de tema utilizando una frase transitoria: “hablando de otro tema”, “por otra parte”, “otra cosa”, “quería saber”.

Para sonar natural haz uso de expresiones de énfasis como: “¡No me digas!”, “oye”, “¿en serio?”, “Dios mío”, “No puedo creerlo”.

Otra buena idea es aprender también modismos locales. Puedes buscar en Internet un listado según la región que visites. Acá te dejamos algunos: ¡Pucha! (Perú y Chile); ¡No manches! (México);¡Chévere! (Venezuela); ¡Bacán! (Colombia); ¡Vale! (España).

Otra buena estrategia para iniciar una conversación interesante y amigable es preguntarle a los lugareños por temas de su interés. En cada país hay un tema favorito que debes averiguar. Por ejemplo, a los peruanos les encanta hablar de la comida típica, a los argentinos del tango y las carnes, a los chilenos del vino, a los mexicanos de Frida Khalo y Juan Gabriel, a los venezolanos de béisbol y a casi todos de ¡fútbol!

¿Y mi acento?

No te preocupes mucho por tu acento. Personas que tienen el español como segunda lengua pueden vivir por años en un país hispanohablante y aún conservan su acento extranjero. El acento no es algo que se neutraliza al hablar fluido. Esto tiene que trabajarse, es un poco difícil pero no imposible. Además puedes sonar muy interesante o sexy para los lugareños; así como suenan Antonio Banderas o Salma Hayeck hablando inglés con su fuerte y sensual acento hispano.

Para pasar de un nivel intermedio a uno avanzado es importante aprender a diferenciar entre los diferentes acentos. Recuerda que aprender un idioma es ir más allá de reglas gramaticales o tratar de hablar correctamente; aprender un idioma es conocer la diversidad de su cultura.

El español es un lenguaje diverso con muchos acentos y cada uno de ellos tiene sus propias particularidades. Por ejemplo, el pop corn se llama en cotufas en Venezuela; en México palomitas de maíz; en Perú canchita. Estas diferencias se repiten con muchos sustantivos.

Mientras vayas mejorando tu español te resultará muy divertido distinguir o adivinar la procedencia de una persona basado en sus modismos o acento.

Diferencia entre acentos

La palabra acento tiene dos connotaciones en lo que se refiere al idioma español.

1 Todas las palabras guardan un acento tonal que resalta la pronunciación de una sílaba en una palabra. Este acento también puede ser ortográfico al incluir una tilde: una pequeña raya oblicua arriba de una vocal para indicar fuerza de voz y distinguir tiempos y significados diferentes: cargo, cargó/ sabana, sábana / el, él/ paso, pasó.

2 Acento también se refiere a la entonación particular del hablante de acuerdo a su ánimo o a las características fonéticas de una determinada zona. Resulta interesante las particularidades geográficas del habla incluso dentro del mismo país: en el Perú el acento de la sierra, costa y selva; en Argentina el salteño, el porteño y el cordobés. En España el malagueño, el madrileño entre otros. .







feedback
name@example.com

Versión Principiantes – A2


Adaptar tu español a cualquier país


El español es un idioma hablado por aproximadamente 400 millones de personas en 20 países del mundo. Estudiarlo resulta una experiencia única, ya que su uso se ha adaptado a cada país.

Al aprender conceptos básicos podrás comunicarte con personas hispanohablantes; sin embargo, cuando visites los países comenzarás a identificar las formas particulares de su habla cotidiana, incluso palabras que no se escuchan en otros lugares donde se habla el español.

Es una buena idea tener un profesor o tutor del país que visitarás, así podrás obtener datos o consejos acerca de la cultura de la zona y modismos propios. Por ejemplo, el pop corn se llama cotufas en Venezuela; palomitas de maíz en México; y canchita en Perú. Estas diferencias se repiten con muchos sustantivos.

No te preocupes mucho por tu acento. Personas que tienen el español como segunda lengua pueden vivir por años en un país hispanohablante y aún conservan su acento extranjero. No es algo que se neutraliza al hablar fluido. Esto tiene que trabajarse, es un poco difícil pero no imposible.

Para pasar de un nivel intermedio a uno avanzado es importante conocer las diferencias entre los diversos acentos. Recuerda que aprender un idioma es ir más allá¡ de reglas gramaticales o tratar de hablar correctamente: se trata de conocer la diversidad de su cultura.

Mientras mejoras tu español te resultará muy divertido distinguir o adivinar la procedencia de una persona basado en sus modismos o acento.

Comprensión

A continuación verás las preguntas de comprensión del texto. Lee y escucha el texto para responder a las preguntas. (Te recomendamos leer primero y escuchar después)

Adaptar tu español a cualquier país

Quiz

 

Gramática y Usos

A continuación encontrarás dos documentos PDF con la explicación del Uso y Gramática.

A2 ‘ Presente irregular del Indicativo

B1 ‘ Presente del Subjuntivo Conjugación .

Vocabulario

Adaptar tu español

Vocabulario Resumen

¿Quieres conocer más sobre Colombia?

Descubre sus imágenes, sonidos y sabores:

¡Viaja y aprende!