Nivel

Lee el resumen
en nivel básico
Escucha y lee
Download


Los pueblos o pequeñas ciudades del interior de un país no suelen tener grandes reconocimientos o atenciones. Excepto, claro, que posean algún atractivo turístico puntual o sean reconocidas por alguna personalidad o evento. Bell Ville es una ignota localidad de Córdoba, provincia Argentina, que sin grandes atractivos turísticos se autoproclama, con orgullo y razón, como la “cuna de la pelota de futbol moderna”. Y de esta manera, se creó la “super ball”. Seguí leyendo para conocer historias de gente común que revolucionaron el deporte.

Texto: Paula Megliorato
País: Argentina
Fotos: Gentileza de Fernando Fuglini (Dale Más)

a Ruta Nacional 9 es una carretera pavimentada que, en sus casi 2000 km, une a varias provincias argentinas. Una de ellas es Córdoba y esta ruta es la arteria fundamental para muchos pueblos y ciudades. Recorriendo el camino, más allá de seguir carteles, mapas o indicaciones de algún GPS, uno puede darse cuenta que llega a Bell Ville porque a los costados de la ruta, donde normalmente algunos pueblos ofrecen frutas, productos regionales u otros objetos, ahí ¡se ofrecen pelotas!

Sí, así es. Y especialmente se venden pelotas de fútbol. Prolijamente dispuestos, en estantes precarios construidos en aluminio o madera, se ven balones de variados colores y tamaños que brillan, orgullosos, bajo un sol de tierra y polvo. Bell Ville es una ciudad chica de alrededor de 35 000 habitantes que no tiene grandes atractivos turísticos más que un parque que es reserva natural, llamado “Francisco Tau”.

Su economía se basa más que nada en la actividad agropecuaria y algunas industrias locales, de las cuales, una tomó tanta fuerza y notoriedad que la convirtió en sello personal e ícono nacional: Bell Ville es la cuna de la pelota de fútbol como la conocemos hoy. Allí, más de 10 fábricas de balones producen miles de esféricos que luego rodarán por canchas nacionales y del mundo entero.

Dos inventos, una pasión

Como creen algunos muchas de las creaciones del hombre provienen del sufrimiento, la pelota de fútbol actual nació por los dolores de cabeza de un joven de 27 años aficionado a este deporte. Lo cuenta Ricardo Polo, nieto de Luis Polo, uno de los tres amigos bellvillenses que inventaron las dos ideas revolucionarias para la pelota de fútbol.

“Comenzaba el año 1931 y en aquel entonces las pelotas que se usaban eran de cuero y resultaban muy pesadas. Su principal defecto era una deformación que hacía que no fuera del todo redonda. Las pelotas tenían un tubo de goma que sobresalía, para inflar la cámara interior”, aclara Ricardo. Luego de inflada se metía para adentro, se tapaba con una lengüeta de cuero y se cosía con un tiento trenzado. Esto no solo restaba equilibrio sino que este grueso cordón de cuero lastimaba al cabecear, hacía que la pelota picara mal y que no quedara completamente esférica”, agrega.

Luis Polo, Antonio Tossolini y Juan Valbonessi eran tres amigos que idearon los dos inventos que se siguen usando en el mundo: la válvula o boca invisible y la costura interior. Hoy en día, para inflar una pelota, se introduce una aguja hueca en una válvula interior. Y la costura es interna: se eliminó el tiento, ese grueso cordón de cuero por fuera, por lo que el balón queda perfectamente esférico.

Los tres amigos patentaron el invento con el nombre de “super ball”, la super pelota que picaba bien y no molestaba al cabecear. Una vez patentada dicha creación, la superball comenzó a distribuirse por todo el país, luego por Sudamérica y por el mundo. En 1938, en Francia, ya se usaba aunque no oficialmente aún. En el mundial de fútbol de Brasil, en 1950, la super ball se convierte en la pelota oficial del campeonato.

Tristeza y esperanza

El nieto de Polo, un hombre de unos 40 años, corpulento y de hablar pausado, recuerda la historia con orgullo y cierta melancolía. También con un dejo de sinsabor por creer que el reconocimiento del legado de su abuelo debería ser mayor e instalarse definitivamente para la grandeza de su ciudad.

Él cuenta: “La pelota ya pasó a ser de uso tan común que uno olvida el origen. Cuando me enteré que la FIFA decía que la pelota se había inventado en Pakistán, les escribí para corregir este error conceptual pero no me prestaron mucha atención. A mí me gustaría que se reconozca a Bell Ville como la cuna de la pelota sin tiento, porque en este lugar está sin duda la patente de ese invento”, confiesa.

Ricardo pretende también que se mantenga el campeonato y la fiesta de la pelota (ver recuadro), “pero principalmente que se reconozca el esfuerzo y el mérito de todos los fabricantes de Bell Ville y de la zona que, artesanalmente, con los costureros domiciliarios hacen que esta pelota siga rodando”.

En el año 2016, la super ball tuvo su momento de gloria en el pabellón de diseño argentino de Tecnópolis, una gran muestra de ciencia, arte, tecnología e industria, con sede en Buenos Aires, que se realiza anualmente desde 2011. Allí se presentó como uno de los 20 íconos del diseño argentino que trascienden al mundo.

Record Guinness

Fernando Fuglini es uno de los dueños de “Dale Más”, una fábrica de pelotas e indumentaria deportiva con más de 50 años en Bell Ville. La empresa la empezó, por casualidad, su padre Roberto.

A mediados de los años 60 mi viejo tenía una tornería mecánica y un día, uno de sus clientes le pidió que le haga unas máquinas especiales para fabricar pelotas de futbol. Él se las hizo pero al poco tiempo este cliente se las ofreció en venta. Mi viejo, entonces, compró las máquinas que él mismo había diseñado y armado y empezó a dedicarse a fabricar balones. Durante un lapso, mantuvo ambos negocios, la tornería y la fábrica de pelotas, pero al poco tiempo este último superó al primero por lo que se quedó solo con los balones de fútbol”.

A Fernando le brillan los ojos y recuerda a su padre, fallecido hace dos años, con gran cariño y emoción. Dice que su espíritu sigue dando vueltas por la fábrica y recuerda cuando él y su hermano salían del colegio y se tiraban a dormir la siesta sobre el cuero con el que se hacían las pelotas. Ellos son la segunda generación de un negocio familiar de trabajo, esfuerzo y satisfacciones.

Las paredes de su oficina están plagadas de cuadros con diplomas, placas de reconocimiento, fotos enmarcadas de futbolistas famosos con pelotas o camisetas de “Dale Más”. En algunas se ve a un Maradona joven, a Lionel Messi de niño y al bellvillense Mario Alberto Kempes, el gran goleador de la selección argentina del Mundial de Fútbol Argentina 1978, en su mejor época.

También hay un gran muestrario de pelotas y en un perchero cuelgan camisetas de distintos diseños y colores. Fuglini dice que ama el mundo futbolístico y revela, además, que están en el Libro Guinness de los récords. “Nosotros tenemos la mayor colección de pelotas del mundo. Tenemos más de 4000 distintas. Y es solo un certificado ¡pero tenemos el récord Guinness!”, concluye con una sonrisa.

Ciudad con alma futbolera

· En Bell Ville existen más de 12 empresas fabricantes de pelotas.

· En noviembre de 2016, el Senado Nacional declaró a la ciudad como “Capital nacional de la pelota de fútbol”. El senado aprobó y convirtió en ley un proyecto presentado por una diputada nacional por el partido UCR Córdoba, para el reconocimiento de la ciudad.

· El invento de la “super ball”, y la patente registrada por los tres bellvillenses, es la prueba de que fueron los primeros, ya que previamente no existía un registro similar.

· La ciudad tiene su propio campeonato de fútbol donde varios clubes locales y zonales se disputan la copa. Para saber más, se puede consultar en: ligabellvillense.com.ar

· Anualmente se celebra la “Fiesta nacional de la pelota de fútbol”, donde además de practicarse el deporte, se realizan conferencias, muestras, concursos y desfiles, acompañados por música, espectáculos y fuegos artificiales.







feedback
name@example.com

Versión Principiantes – A2


Bell Ville, la dueña de la pelota


Bell Ville está ubicada en la provincia de Córdoba, Argentina, y tiene aproximadamente 35 000 habitantes. Un pueblo pequeño que vive de la actividad agropecuaria y la fabricación de pelotas de fútbol. Sí, de pelotas de fútbol. En la ciudad existen 10 fábricas de balones; y tres hombres (Luis Polo, Antonio Tossolini y Juan Valbonessi) cambiaron para siempre el mundo del balompié.

Hasta 1931 la pelota de fútbol era de cuero y no era completamente redonda porque tenía un tubo de goma que sobresalía para inflarla. Luego se tapaba ese tubo con una lengüeta de cuero y se cosía. Eso hacía que cabecear la pelota y patearla fuera doloroso y poco preciso. Estos tres amigos inventaron la válvula y la costura interior; con eso revolucionaron la manera de fabricar pelotas y jugar al fútbol. Además, fueron los primeros en patentar esta creación a nivel mundial, la bautizaron como "super ball".

Se usaba en Sudamérica e incluso en Francia para el año 1938. Durante el mundial de Brasil 1950 esta nueva pelota fue la oficial del campeonato. Desde entonces Bell Ville se dedicó a crear pelotas. La fábrica de la empresa “Dale Más” tiene más de 50 años haciendo balones; además está en el Libro Guinness de los records, tiene placas y diplomas de reconocimiento.

En 2016 el senado de la República Argentina declaró a Bell Ville como "la capital nacional de la pelota de fútbol" .

Comprensión

A continuación verás las preguntas de comprensión del texto. Lee y escucha el texto para responder a las preguntas. (Te recomendamos leer primero y escuchar después)

Bell Ville, la dueña de la pelota

Quiz

 

Gramática y Usos

A continuación encontrarás dos documentos PDF con la explicación del Uso y Gramática.

A1 ‘Equipos de Fútbol y sus apodos .

B1 ‘Partes de la cancha y jugadores. .

Vocabulario

Bell Ville

Vocabulario Resumen.

¿Quieres conocer más sobre Argentina?

Descubre sus imágenes, sonidos y sabores:

¡Viaja y aprende!