Nivel

Lee el resumen
en nivel básico
Escucha y lee
Download


Panamá es un espejo con reflejos múltiples, como los colores de las banderas que abraza en cada esquina. Una tarde de patear calle por esta ciudad supone un paseo por diversas regiones del mundo. Este concurso de culturas es posible en una urbe donde se estima, habitan un millón y medio de personas que entre gastronomía, idiomas, artesanías, turismo o la vida laboral formal, propician un diálogo de naciones.

Texto: Sharon Pringle Félix
País: Panamá

na tarde mientras camino por la Avenida Perú, escucho como el acento español de que oferta “viernes de paella” en el restaurante de una esquina, se cruza con un saludo en inglés de quien lleva una papa rellena colombiana bailando de calor en sus manos. Al frente una indostana vende muestras de perfumes en cajitas, al rato que saluda al dueño asiático de la fonda vecina. Todos se nacionalizan con el popular saludo de “qué xopa”.

La capital de Panamá es una ciudad cosmopolita. Según el Servicio Nacional de Migración, 2017 mostró un movimiento migratorio de 3 020 461 entrantes, de los cuales salieron 2 734 890, es decir 285 000 se quedaron. Se estima que de los 4 millones de habitantes del país, la mitad es extranjera y millón y medio de personas residen en Ciudad de Panamá.

Panamá es un país históricamente receptor debido a las oleadas de inmigrantes durante la construcción del Canal Interoceánico por los franceses (siglo XIX) y luego en la época de los norteamericanos. Incluso desde antes había migración por los problemas en Europa, también durante la época del oro de California. Podría decirse que Panamá siempre ha estado en tránsito.

Tras la historia

Hazaara, la indostana, calla la mayor parte del día. Saluda con esa mirada tierna que invita a comprarle una de las bufandas que tiene sobre el gancho de ropa, o los tubos de incienso que te remontan a la cuaresma. Estratégica, se ubica en el pasillo de un edificio en el barrio de Perejil desde hace 18 años. Tiene una mesa que comparte entre semana con su esposo, quien no tiene ojos dulces, pero de seguro vende. Esta pareja lleva 38 años en Panamá, sin embargo hablan poco castellano.

La inmigración de la India se remonta a la construcción del ferrocarril que uniría el océano Atlántico con el Pacífico (1850). El estilo de vida de los indostanos cambió en Panamá, así al menos cuenta Magda, quien se acerca a la escena con un castellano remendado: “Hay cosas que hemos ido cambiando; la alimentación, el matrimonio y el lenguaje. Somos “hindú-panameños”, dice.

Hazaara tenía el afán de vender. Mientras me alejo, recuerdo el monumento de Mahatma Gandhi en la Plaza 5 de mayo; me dirigí al lugar y al paso diviso ecuatorianos, peruanos, chilenos. Al llegar a la Avenida Central, parece que hubiese viajado al Caribe: la voz del vendedor de vegetales delataba su origen dominicano y alertaba que tenía los vegetales más frescos. Era cierto, los pimentones brillaban de verdor, las cebollas y tomates relucían, los plátanos invitaban a una pataconada.

En un santiamén vi cinco ventas de quien dijo llamarse “Teodoro”. Tanto él como yo sabíamos que no era su nombre; la cercanía de la policia migratoria, -en una ciudad donde la venta informal es concebida solo para nacionales-, y su cambio de acento, me mostró que desafiaba los imprevistos como camaleón. “¿Qué quiere sabé? Soy un hombre trabajador, no le hago daño a nadie, tengo hijos panameños”, menciona mientras arruga la frente en señal de que no era cómoda mi presencia.

¿Cuántos Teodoros habrá en Ciudad Panamá? Edwin Fernández, un amigo investigador bromea diciendo que “nosotros intentamos contarlos, pero ellos no nos lo cuentan”. Hay personas que llevan años viviendo sin regularizarse y son parte de la dinámica de muchos en esta capital.

Tras las miradas

Los ojos de los migrantes narran historias, como la forma de observar de la “Niña Alis”; ella hace las mejores pupusas que he probado. En 2013 vino huyendo de la delincuencia en El Salvador. Ha logrado un trabajo como recamarera, que aunque manifiesta es duro, le alegra saber que sin importar la edad encuentra trabajo.

Miriam Augusto tiene ojos felices. Esta mujer llegó en 1974, estaba casada con un cantante panameño. “Había hecho planes de irme a Chile en la época de Allende, pero se dio el golpe de estado y nos cambió el destino. Desde que pisé tierra panameña hice teatro. Luego me fui a Brasil por 15 años y retorné hace cuatro. Ahora trabajo en la Dirección de Cultura del Municipio; enseño teatro a quienes atienden a comunidades menos favorecidas. El espíritu alegre de los panameños, la música y la comida, es similar a la de Brasil”.

La variedad gastronómica en Panamá atrapa. A Laura Marcos, quien arribó en 2009 por motivos laborales le encanta la carimañola, la ensalada de papa y el arroz con pollo. “Es parecido a la paella valenciana”, sonríe. Al llegar, esta antropóloga española consiguió un trabajo por nueve meses en una agencia de cooperación. Hoy coordina el tema de niñez migrante para Latinoamérica. Laura es otra cara de la migración: en Panamá se asientan varios organismos internacionales y con ello, otra forma de convivencia.

Esa otra forma de vivir es la que atrapó a Cris Lombana. En las mañanas se le escucha en el programa radial “Café 10” (88.1 FM). Nacida en Cartagena de Indias llegó en 2001 cuando su padre, escultor, fue invitado a hacer un trabajo para un evento internacional. Él se quedó y trajo a Cris, a su hermana y madre, lejos de la convulsionada Colombia donde los secuestros eran el pan de cada día.

“Hago radio desde 1980 y acá continué con mi oficio de toda la vida. Pero con la llegada a Panamá y al estar en el taller de escultura de mi padre, me atreví a hacer lo que siempre me negué: modelar en arcilla; me descubrí escultora. Además, con mi hermana hacemos muñecas de trapo. También como gestora cultural organizo actividades”.

¿Cuál es su encanto?

Incluso siendo chiquita la Ciudad de Panamá es un acertijo donde se encuentran miles de historias que parecen sacadas de un libro de viajes, como la de Jean Maurice Posner, o “Moondog” como le apodan. Nació en Curazao y creció entre su país natal, España y Venezuela. Hace 15 años llegó a este país. Es guía de turismo desde hace 40 años. Lo conocí en una fiesta nocturna donde me dijo: “Me encanta la naturaleza y ese crisol de razas, ese es el potencial de Panamá: tanta gente da sabores, colores y sonidos.”

La pregunta es ¿por qué se quedan? Ciudad de Panamá tiene problemas similares a los de toda metrópoli. Por ejemplo Laura reconoce que lo que menos le agrada es que la piropeen desde los carros. A Moondog no le atrae el “juega vivo” y a veces le cuestan los ritmos de ejecución y a la Niña Alis no le gusta ver basura en los ríos.

Hay ese algo que no se descubre fácilmente, que puede estar, dice Miriam, en la gente, el sol, el calor. Para otros será su forma de hablar, un castellano que incorpora palabras que no podrían llamarse locales, pero si modismos panameños. Es un vocabulario unificado, una forma de vivir diferente la que existe en Ciudad de Panamá.

Entrada y salida

Al ser Panamá un país con movimiento permanente y debido a los nuevos procesos migratorios, es difícil contabilizar la entrada y salida de una nacionalidad específica, pues muchos controles son evadidos.

El Servicio Nacional de Migración da cuenta que ciudadanos de países como Nicaragua, Colombia, Venezuela, República Dominicana, Cuba y Honduras fueron la mayoría que salió por deportaciones y expulsiones, acogidos al “retorno voluntario” en 2017. Al menos 554 extranjeros fueron deportados y 435 expulsados de manera definitiva.

En total 5549 extranjeros salieron de Panamá durante 2017 por órdenes de dicha autoridad. ¿Las causas? Permanecer en el país de manera irregular, tener estadía vencida, ingresar al país de manera irregular o laborar sin permiso.

Panamá ha endurecido los controles migratorios desde el año pasado luego de sufrir el ingreso de una oleada de indocumentados latinoamericanos y extracontinentales, la mayoría buscando seguir viaje a Estados Unidos.







feedback
name@example.com

Versión Principiantes – A2


Panamá: ciudad multicultural

Panamá tiene alrededor de 4 millones de habitantes y la mitad son extranjeros. La Ciudad de Panamá tiene un millón y medio de personas, es una urbe pequeña, pero posee la variedad cultural de cualquier gran metrópolis. Gente de Europa, América Latina, Estados Unidos incluso la India, conviven en armonía disfrutando de las bondades del país.

A Panamá llegaron oleadas de inmigrantes durante la construcción del Canal Interoceánico por los franceses (siglo XIX) y luego en la época de los norteamericanos. Antes hubo migración por los problemas en Europa y también durante la fiebre del oro en California.

Panamá siempre fue multicultural y eso se ve en sus calles, donde se puede escuchar diferentes acentos y disfrutar de la gastronomía de todas partes del mundo. Pero los extranjeros disfrutan de las cosas locales: la fruta, los patacones, la caramañola, etc.

Algunas personas trabajan en organismos de cooperación que tienen base en Ciudad de Panamá, como Laura Marcos, quien llegó en 2009 y trabaja en temas de niñez y migración. Otros llevan años viviendo en el país, como Cris Lombana que en las mañanas tiene el programa radial "Café 10" (88.1 FM). Ella Nació en Cartagena de Indias y llegó en 2001 con su familia. También hay un grupo de migrantes que está indocumentado; en 2017 un total de 5549 extranjeros salieron del país por estar en una situación irregular.

Pero sin importar el origen todos coinciden que la Ciudad de Panamá tiene un "no sé qué", que encanta a los que la visitan. El estilo de vida, la forma de hablar y comunicarse, la comida. Para cada persona es algo diferentes pero todos comparten esa forma de vivir diferente y muy particular que ofrece la ciudad.

Esa es la opinión de Jean Maurice Posner; él nació en Curazao y hace 15 años llegó a este país. Trabaja como guía de turismo desde hace 40 años: "Me encanta la naturaleza y ese crisol de razas, ese es el potencial de Panamá: tanta gente de sabores, colores y sonidos."

Comprensión

A continuación verás las preguntas de comprensión del texto. Lee y escucha el texto para responder a las preguntas. (Te recomendamos leer primero y escuchar después)

Panamá: ciudad multicultural

Quiz

 

Gramática y Usos

A continuación encontrarás dos documentos PDF con la explicación del Uso y Gramática.

A1 ‘Pedir en el restaurante .

B1 ‘Español en Panamá. .

Vocabulario

Panamá, país multicultural

Vocabulario Resumen.

¿Quieres conocer más sobre Panamá?

Descubre sus imágenes, sonidos y sabores:

¡Viaja y aprende!